Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

En plena marcha el “San Pedro posible”

El programa incluye transferencia de tecnología para el agro y la ganadería.

Estanques para la cria de peces en una finca modelo sampedrana.

MARIANO ROQUE ALONSO (ARP) -- El Departamento de San Pedro es considerado uno de los más extensos y donde está concentrada la mayor cantidad de pobreza rural. En ese lugar, enclavado en el Norte de la Región Oriental, también se concentran organizaciones cuya actividad consiste en no trabajar y buscar permanentemente argumentos para solicitar tierra, subsidios y ayuda, convirtiéndose en necesitados de profesión.

Sin embargo, al mismo tiempo que grupos ideológicos radicalizados ponen palos a la rueda de la producción, otros sectores se empeñan por salir de la pobreza y logran resultados alentadores, conformando “el otro San Pedro”, el del trabajo, el esfuerzo, el sacrificio, el interés y la voluntad real de salir adelante venciendo a la pobreza.
Esta asociación de personas constituye el “San Pedro posible”, denominación adoptada en el marco de un convenio productivo basado en la integración de trabajo con orientación técnica, herramientas, centros de acopio, etc., y desarrollado con éxito por la Asociación Rural del Paraguay, con la asistencia y el acompañamiento de la organización ACDI-VOCA, organización privada que ejecuta los programas de cooperación de USAID en el Paraguay, el Banco Nacional de Fomento y la Universidad Columbia, entre otros.
 
Tecnologías de producción
“Estamos instalando exitosamente nuevas tecnologías de producción, con el objetivo de obtener mayor y mejor rendimiento de la tierra y del ganado”, afirmó el Ing. Agr. Aníbal Ruiz, técnico de la ARP y uno de los principales impulsores del convenio productivo “San Pedro posible”, en el marco del II Congreso de Economía realizado en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, filial Guairá.
El Ing. Ruiz dijo que el objetivo básico del proyecto consiste en insertar a los pequeños productores en la cadena de producción y comercialización, y aludió a los inconvenientes que surgen en el camino e impiden el normal desarrollo de los programas, que a más de la producción incluyen los temas salud y educación. Los problemas a los que aludió el técnico se refieren especialmente a la falta de títulos de muchas propiedades rurales, razón por la cual los productores deben acudir al servicio de usureros para financiar los costos de producción, con todo el riesgo que esta situación conlleva en el manejo de la economía familiar.
En este sentido, el BNF se ha asociado en el proyecto ofreciendo préstamos prendarios o hipotecarios con bajas tasas de interés, aunque generalmente se encuentra con el obstáculo legal de la ausencia de títulos de propiedad, ante lo cual la oferta financiera se reduce al mínimo.
“Es importante dejar las diferencias de cualquier índole que puedan presentarse por el camino y asociarse para obtener más beneficios y poder llegar a la meta con el esfuerzo compartido y la perseverancia, como de hecho se está concretando en varios puntos del departamento de San Pedro”, indicó el Ing. Agr. Ruiz.
Aludió a los programas de capacitación de mujeres, donde se ofrecen cursos o charlas sobre preparación de comida en base a productos caseros, preparación de artículos de limpieza (jabón líquido, agua lavandina y detergentes), champú para pelo, etc.
 
Las “fincas escuela”
Está también en plena marcha el Proyecto Finca-Escuela, desarrollado en Colonia Barbero, Villa del Rosario, San Vicente e Yryvucuá, que involucra de forma directa a unos 700 productores organizados.
En estas localidades también se orienta a los productores acerca de las buenas prácticas ganaderas, señaló el Ing. Ruiz, ante un auditorio rebosante de estudiantes de Ciencias Agrarias, Veterinaria y Economía.
El técnico de la ARP aclaró que el departamento de San Pedro cuenta con alta capacidad productiva, pero lo que hace falta es la organización de los pequeños productores para sacar el mejor provecho de la tierra, instalando al mismo tiempo una cultura de trabajo que acompañe y se integre con éxito a la cadena de la producción.
“También buscamos hacer réplicas de la iniciativa San Pedro en otros lugares del país, especialmente en aquellas zonas vulnerables donde se concentran la pobreza, las necesidades y la falta de organización de la gente para enfrentar y ganarle la pulseada a la pobreza con trabajo y resultados concretos”, expresó finalmente el Ing. Ruiz.