Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

China duplica compras de carne a Uruguay

El proceso se aceleró tras el caso de "vaca loca" en Brasil.

 

MONTEVIDEO (La República) -- La tendencia es considerada la de mayor perspectiva dentro de los mercados mundiales que adquieren el producto, en tanto la población del país asiático y la evolución del poder adquisitivo de sus ciudadanos, constituyen un escenario incomparable.

China duplicó en el último año sus compras, más allá de lo cual es un adquirente de múltiples cortes e incluso subproductos cárnicos, a diferencia de otros compradores absolutamente específicos y sin mayores variables en sus preferencias a lo largo de los años.
Otro de los aspectos destacados del mercado es que pasó de ser un comprador de cortes de menor valor comercial (menudencias, ligamentos, tendones y huesos), para acceder en una fase más reciente a cortes más corrientes como paleta, pulpa cuadrada y recortes. En 2012, los chinos finalmente comenzaron a comprar asado, bola de lomo, brazuelo y falda.
Suministro de los vecinos está bajo serios riesgos
Otra de las ventajas circunstanciales para las carnes uruguayas en el mercado chino, se debe a la suspensión de compras de carne vacuna que efectuaban a Brasil, tras la aparición de un caso atípico de “vaca loca” sobre finales del año pasado.
El Ministerio de Agricultura de Brasil reconoció oficialmente que Japón, China y Sudáfrica habían suspendido “temporalmente” sus compras. Los chinos constituyen el segundo mercado para la carne bovina brasileña después de Rusia.
 
Carne argentina, más cara
Por su parte la hacienda argentina que tiene receptividad en China se encuentra actualmente hasta un 20 por ciento más cara que los mismos productos uruguayos, lo que ya es reconocido como un problema para las exportaciones más tradicionales de los vecinos, incluso en un auspicioso mercado internacional 2013, que se estima aumentará nuevamente su demanda cárnica. Los precios también se espera que aumenten este año en razón de la liquidación del ciclo ganadero en Estados Unidos, afectado por la sequía y que augura un fuerte incremento en las cotizaciones.