Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

"¿Por qué con el Paraguay fue diferente?"

Columnista de O'Globo critica la actitud sinuosa de Itamaraty frente al caso venezolano.

 

MARIANO ROQUE ALONSO (ARP) -- La periodista Miriam Leitao, del diario O'Globo, se ocupa de la política adoptada por Dilma Rouseff respecto a Venezuela y compara dicha actitud con la fulminante condena al Paraguay tras el juicio político que destituyó a Fernando Lugo. Insertamos a continuación la columna aparecida en el diario brasileño:

Venezuela en su laberinto
Por Miriam Leitao -- O'Globo
América Latina parece de realismo fantástico. La toma de mando de Hugo Chavez, de cuerpo ausente, fue un ritual no escrito en la Constitución del país ni de ninguna democracia. La sensación es que la ficción de Gabriel García Márquez es, en realidad, una crónica atemporal de la región. El enredo vivido podría llamarse “El Gobernante en su laberitno”, “El Otoño del Coronel” o “Nadie escribe al Coronel”.
Es deplorable ver el contorsionismo de la diplomacia barasileña para justificar su coincidencia con la caprichosa interpretación de la Constitución venezolana, pese a haber liderado la suspensión del Paraguay del Mercosur. Itamaraty dice que no le corresponde Brasil juzgar la constitución de otros países. Falta saber porqué con el Paraguay (su actitud) fue diferente.
Ayer el Presidente en ejercicio anunció que va a Cuba para encontrarse con los presidentes de Argentina y Perú. Venezuela atraviesa la inusitada situación de tener el centro de su poder más en La Habana que en Caracas.
El motivo que explica la pasión que siente parte del pueblo venezolano por CHavez es su larga permanencia en el poder, no está en la economía. El país creció moderadamente, y la inflación acumulada en los 14 años superó el 1.500%. El chavismo nació de los errores de los partidos tradicionales y de las políticas que Chavez adoptó para los mas pobres.
Sus puntos fuertes fueron las políticas de transferencia de rentas y la mejoría de las condiciones de vida en los barrios, las favelas venezolanas. La desigualdad cayó a uno de los niveles más bajos de la región. Según la ONU, el índice de Gini en Venezuela es de 0,41 y la tasa urbana de pobreza cayó de 49 al 29 por ciento.
Pero todo en Chavez es contradictorio. Al tiempo en que ocurría esa mejoría social, el país vive un espantoso clima de violencia urbana. En 1998, antes de que Chavez asumiera el poder, la tasa era de 20 homicidios por cada 100.000 habitantes y por año. En 2012, esa relación subió a 73 por 100.000. En números absolutos, se disparó de menos de 5.000 a 21.600 asesinatos por año.
Venezuela era gobernada antes por una ologarquía. Los errores de los partidos tradicionales, Copei y AD, corroyeron la confianza de la mayoría del pueblo venezolano en la política. Después de la tentativa de golpe de 1992, el coronel Chavez entro a la política y fue elegido en 1998. A partir de entonces, cambió sucesivamente las reglas electorales para quedarse en el poder.
Carismático y personalista, Hugo Chavez no permitió espacio alguno a un sucesor. Sólo a partir del avance del cáncer contra el cual lucha, informó que Nicolás Maduro era el heredero elegido. El chavismo está dividido en facciones.Los militares que él promovió al comando de las Fuerzas Armadas tutelan el Gobierno. Pero la pesada palabra incertidumbre es la que más elocuentemente define el clima que vive ahora Venezuela.
Chavez decretó intervenciones y estatizaciones de empresas nacionales o extranjeras, cerró empresas de comunicación, incentivó la formación de milicias, gastó fortunas equipando las Fuerzas Armadas. Para controlar el Poder Judicial, aumentó el número de ministros de los tribunales superiores y nombró a los que les serían leales. Para controlar el Poder Legislativo cambió las reglas electorales usando plebiscitos convocados en momentos de alta popularidad. Aquellos que perdió no respetó, como el caso de su propuesta de reelecciones sucesivas.
La oposición cometió muchos errores en ese periodo. Intentaron un golpe de Estado en 2002. Luego, no participaraon en una de las elecciones. Solo recientemente comenzaron a encontrar el camino con Henrique Capriles.
El gran dilema de Venezuela hoy es hasta donde irá el surrealismo del Gobierno. En algún momento el país tendrá que saber si la situación es temporaria o irreversible.
(Traducción no oficial OI-ARP)