Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Mercosur, mas “granero del mundo” que nunca

Las previsiones son: Más producción y buenos precios.

 

MONTEVIDEO (El Observador) -- Compensando parcialmente los problemas de EEUU, el Mercosur parece encaminarse a una producción récord de maíz y soja. Nunca el mundo dependió tanto en su abastecimiento de granos de verano de esta región como en la presente zafra. El Mercosur primero superó a EEUU como exportador de soja, en 2003, algo que se ha ido acentuando al punto tal que solo Brasil este año ya exportará más que EEUU.Pero la novedad del próximo otoño será que el Mercosur superará por primera vez en la historia a EEUU como exportador de maíz. A pesar de las trabas de Argentina y del enorme consumo interno que tiene Brasil con su industria avícola, porcina y lechera, la caída de las ventas estadounidenses y el salto en el área sembrada volcarán la balanza a favor de los países del sur.Los agricultores de Uruguay y los países vecinos jugaron con las cartas vistas: con un año Niño que prometía una primavera lluviosa y el quiebre de la cosecha estadounidense, era factible que se diera un año en el que se podía producir abundante y colocar fluidamente en el mercado internacional.Así, será récord la producción argentina si las lluvias se normalizan en febrero y exportará casi tanto como EEUU. Por primera vez los estadounidenses no dominan el mercado internacional, del que anteriormente colocaban dos tercios del grano comercializado.En el Mercosur, siembra directa y transgénicos mediante, la superficie agrícola todavía crece ocupando tierras ganaderas o silvestres y eso vale tanto para la soja como para el maíz, en una carrera que no tiene final a la vista.Y como hay un consumo interno más reducido tanto para la producción animal como para el etanol, los saldos exportables crecen.Las exportaciones de maíz de EEUU fueron 50 millones de toneladas en 2009/10, y serán de solo 24 millones en 2012/13. En este año agrícola las exportaciones del Mercosur estarán en 40 millones de toneladas, lideradas por Argentina que colocará 19,5 millones, Brasil 17,5 millones, Paraguay algo más de dos millones y Uruguay completará el saldo.Esta abundancia de maíz regional está teniendo consecuencias importantes, porque ya no tiene el grano local un premio significativo respecto a los precios de EEUU. Por otra parte Argentina exporta maíz quebrado sin impuestos, lo que lo hace muy competitivo, al punto que los agricultores chilenos buscan poner un tope a esa operativa.

Los datos del USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.)  del viernes pasado confirmaron que la apuesta fue correcta en lo que refiere a la baja oferta de EEUU.La consecuencia es que los granos comienzan otro año con mucha volatilidad, una muy importante intención de siembra, pero la amenaza de que el clima no permita concretar una buena producción, algo que viene pasando con demasiada frecuencia.Si los primeros días de febrero traen lluvias significativas, la estrategia se confirmará como exitosa. Si sigue sin llover en zonas agrícolas de Argentina, Uruguay, Paraguay y sur de Brasil más allá de enero, y si se prolonga la sequía en EEUU, los precios pueden dar sorpresas. El mercado entra en una zona de inestabilidad, será movido fuerte por el clima y con un protagonismo de nuestra región como nunca lo tuvo antes.

 
Más soja en el Mercosur.
La crisis del maíz de EEUU del año pasado llevará a que aumente el área maicera y a que, necesariamente, vuelva a limitarse la de soja. Con el sistema de seguros de EEUU una sequía es un problema menor para los productores: con precios altos, si hay un problema de clima el seguro paga por las pérdidas y el mercado por lo producido.Pero esa área estable acentúa también en el caso de la oleaginosa la dependencia que el mercado tiene de la región, donde el cultivo está registrando un muy buen desempeño.Parece difícil inclusive que la falta de lluvias de enero cause una merma importante en la producción. La primera etapa del cultivo fue muy buena y las plantas tienen un nivel de desarrollo que les permiten resistir faltantes de agua a la espera de las lluvias de febrero.Los buenos precios y márgenes de la oleaginosa y su rusticidad ante las inclemencias del verano parecen confirmar que la expansión de la soja en el Mercosur se confirma y se prolongará por los próximos años al menos en Brasil y Paraguay donde todavía tiene posibilidades de expandirse en área. En Uruguay y Argentina tal vez el tope de área sembrada está mas cerca y el crecimiento dependa principalmente de las mejoras en productividad. Para el mundo, el abastecimiento de estos dos granos depende cada vez más del desempeño en esta región, lo que cobra importancia ya que el clima local pasa a ser “formador de precios” global.