Asociación Rural del Paraguay

El porvenir de la patria está en el campo

Más Noticias

Sigue la infamia mercosuriana con Paraguay

Artículo de Adolfo Castells en el matutino uruguayo El Diario.

 

MONTEVIDEO (El Diario) -- Hace un año, en este mismo medio El Diario, publiqué una columna titulada: “Paraguay: la gran infamia regional”. Hoy, después de un proceso electoral impecable (cosa que no pasó en Venezuela), la infamia de los países del Mercosur hacia Paraguay, increíblemente persiste.

Y ha quedado muy palpable luego de las idas y venidas para fijar la fecha de la Cumbre del Mercosur. Recordemos la cronología. Inicialmente prevista para el 28 de junio, el Presidente José Mujica anuncia en España, en ocasión de su visita a ese país, que se retrasará para que el Paraguay pueda ingresar tras la asunción de Horacio Cartes. Información publicada en el sitio Web oficial del Mercosur.
La periodista Pilar Valero, de la Agencia EFE, le preguntó al Presidente uruguayo:
“¿Por qué se ha retrasado la Cumbre de Mercosur, prevista para el 28 de junio en Montevideo? ¿Se trata de dar tiempo a que asuma el presidente electo paraguayo, Horacio Cartes, el próximo agosto, y pueda levantarse la suspensión a ese país, y que, a su vez, el Senado de Asunción también apruebe el ingreso de Venezuela?”.
Y Mujica responde: “Así es. Es para que Paraguay pueda ingresar como corresponde”.
Poco después, en el mismo sentido, el Presidente uruguayo en ejercicio, Danilo Astori, manifiesta que la Cumbre del Mercosur se celebrará en agosto, probablemente tras la investidura del nuevo presidente paraguayo, el día 15 de ese mes. Astori aseguró que se pretende con el retraso “que haya una situación institucional mejor a la actual”
 
Por razones de agenda
Pero luego, el que el diario El País de Madrid considera “un referente de la izquierda latinoamericana”, y por supuesto no es tal, seguramente recibe una llamada de la Casa Rosada, del Planalto o de Miraflores, o aún de los tres a la vez y cambia su posición, como suele hacerlo sin ningún pudor.
Entonces el Dr. Luis Almagro, el peor Canciller de la historia del Uruguay (perdón si me repito), informa que la Cumbre se realizará el 12 de julio, por “razones de agenda de los Presidentes”, según Telesur. También afirma que se va a levantar la suspensión de Paraguay, para que el 15 de agosto regrese y se le entregará la presidencia del bloque a Venezuela.
Mientras tanto, el gobierno electo paraguayo envía a Montevideo a Leila Rachid y Eladio Loizaga, asesores internacionales de Horacio Cartes, para sentar con el Canciller Almagro, la posición paraguaya sobre Venezuela.
Loizaga fue consultado sobre la respuesta de Almagro y dijo: “Escuchó con atención y respondió que la Cumbre se postergará”. Pero como no podía ser de otra manera, al regreso a Asunción recién se entera que la Cumbre se convocó para el 12 de julio.
Trascendió asimismo que los paraguayos habrían planteado la posibilidad que el 12 de julio, se le conceda a Paraguay la presidencia pro tempore, pero en suspenso, hasta que asuma la nueva administración. Pero según Ultimas Noticias, Uruguay se negó a que Paraguay asumiese de esa manera.
De cualquier forma hay algo muy claro: la voluntad del Mercosur para que no se cuestione el ingreso de Venezuela, que este país asuma la presidencia y que Paraguay vuelva al organismo con el hecho consumado y bajo la batuta de Nicolás Maduro, quizás acompañado del “pajarito chiquitico” o de un relicario con la foto de Chávez.
Lo cual es una barbaridad de la que son capaces, tanto Fernández como Rousseff, tanto Mujica como Maduro. Lo que nos falta saber —y hay versiones contradictorias— si Paraguay está dispuesto a seguir siendo humillado por esos populistas autoritarios.
 
“Venezuela ya está adentro”
Por un lado, se dice que Horacio Cartes, acepta la decisión de los Presidentes del Mercosur de no esperar al 15 de agosto para realizar la Cumbre y que ve positiva la readmisión automática del país cuando él asuma la presidencia de la República.
Pero por otro, Loizaga indicó que los socios del Mercosur tienen que tomar conciencia de que se aproximan las negociaciones con la Unión Europea (UE), bloque de países que se niega a sentarse a dialogar con el Mercosur mientras éste viole el Derecho Internacional.
Por un lado, Cartes había dicho, antes y después de los comicios que “Venezuela ya está dentro del Mercosur”, descartando una oposición desde el Poder Ejecutivo, lo que básicamente significa aceptar la situación de Venezuela como socio pleno. Y el Partido Colorado está dividido sobre ese punto.
Pero por otro, se afirma que el Presidente electo se mantiene en su postura que Venezuela no es socio pleno del bloque porque fue rechazado por amplia mayoría del Senado paraguayo y que el regreso al Mercosur, debe hacerse en el marco del respeto de la dignidad del país y del estado de derecho, las normas y principios de la ley internacional.
También están en Paraguay los “utilitarios”, los que ven con buenos ojos la aceptación del ingreso del país caribeño, como una moneda de cambio para lograr la gobernabilidad o para conseguir ventajas en el deteriorado proceso mercosuriano.
De cualquier forma, personalmente tengo confianza (y esperanza) en la proverbial dignidad de nuestros hermanos paraguayos que no pueden aceptar que los avasallen los grandes y sus lacayos.
Y para aquellos medrosos que se disfrazan de “pragmáticos” y a nosotros nos han repetido —en relación a la Argentina— que somos más pequeños y debemos agachar el lomo, hay que recordarles el ejemplo belga en la Primera Guerra Mundial.
Al inicio del conflicto, Alemania lanzó un ultimátum a Bélgica (país neutral), intimándole que dejara pasar por su territorio las tropas alemanas, so pena de considerarlo enemigo. ¿Qué hubiesen contestado los turiferarios de la “realidad comparativa”, siendo que Bélgica era muchísimo más débil que Alemania?
El Rey de los belgas, Alberto I, simplemente se negó, se movilizó para la batalla al frente de sus soldados, con su famosa frase: “Un país que se defiende impone el respeto de todos, ese país no perece” y, gracias a su actitud, retrasó el avance alemán, permitiendo que los Aliados tuvieran tiempo de prepararse y ganasen la batalla del Marne. Los alemanes ocuparon Bélgica, pero ésta resistió en una ínfima parcela de su territorio, durante los 4 años del conflicto bélico.
¡Ánimo y a no aflojar! Los demócratas fuimos todos belgas, ahora somos todos paraguayos.